Qui som?   |     Documents   |     Campanyes

 

You are here

Razones para rechazar el escudo antimisiles de la base de Rota

El escudo antimisiles en la base de Rota

¿Qué es el escudo antimisiles?

Rota será la base principal del componente naval del EPAA (European Phased Adaptative Approach), el nuevo proyecto de escudo antimisiles en Europa de los EE.UU., aprobado por Obama en septiembre de 2009. En junio de 2011, se aprueba en la OTAN el Plan de Acción de Defensa de Misiles Balísticos, que se implementará a lo largo de esta década y se califica el EPAA como un elemento esencial de este Plan. El EPAA se desarrollará en cuatro fases (de 2011 a 2020) de forma que se irá ampliando tanto el territorio protegido como la capacidad de intercepción de misiles. La implementación del EPAA se realizará a través del sistema defensivo Aegis BMD, que consiste en el despliegue, tanto en tierra como en barcos, de radares y misiles interceptores (que tienen un alcance de 500 km). Este sistema permite interceptar misiles balísticos de corto y mediano alcance (menos de 3.000 km) y hacer el seguimiento de misiles de largo alcance. Rota alojará cuatro destructores norteamericanos, equipados con el sistema Aegis BMD, y un destacamento norteamericano de 1.100 militares y 100 civiles

Razones para rechazar el escudo

Carrera armamentística

La implementación de un escudo antimisiles de la OTAN y los EE.UU. provocará que sus "presuntos" países enemigos se consideren debilitados en su capacidad ofensiva. Como consecuencia, estos países intentarán mejorar la tecnología militar que permita eludir el escudo y o/fabricarán más armas para aumentar la probabilidad de que una de ellas esquive los misiles interceptores. Ello significará un aumento del gasto militar mundial, que no hará más que agravar la situación de depauperación y recortes sociales extremos que actualmente está sufriendo la ciudadanía de todo el mundo.

Militarización de las relaciones internacionales

El despliegue del escudo antimisiles es el reflejo de una visión militar de las relaciones internacionales. Se ha optado por la vía militar en lugar de la vía del diálogo y el respeto entre los países. La obsesión de Occidente por la "protección" respecto de aquellos países que califica de enemigos, se ve con recelo y desconfianza y puede desembocar en un incremento de la militarización mundial.

Complicidad del Estado español en operaciones de la OTAN y de los EE.UU. en África y Asia

Según Leon Panetta, secretario de Defensa de los EE.UU., los cuatro destructores que tendrán base permanente en Rota no sólo tendrán la función de escudo antimisiles, sino que participarán en misiones marítimas de la OTAN y en misiones de "apoyo de respuesta rápida" a los comandos norteamericanos AFRICOM (que cubre la mayor parte de África) y CETCOM (que abraza desde el Cuerno de África al Pakistán). Misiones que serán presentadas como de protección a la población civil o de exportación de la democracia, como los casos de Libia o de Afganistán. Se acentuará la militarización del Mediterráneo y el Estado español se colocará, todavía más, en una posición de complicidad en la estrategia belicista del imperio.

La bahía de Cádiz y, por extensión, España se convierten en objetivo militar

La instalación en Rota del escudo antimisiles aumenta el peso del Estado español en la OTAN y, por esta razón, se convierte en un objetivo militar de primer orden para los potenciales enemigos de los EE.UU.. De este modo los EE.UU. consiguen traspasar a nuestro país una parte de las supuestas amenazas de ataque a sus territorios. Se expone la población de la bahía de Cádiz (unas 650.000 personas) a un peligro directo.

Posibilidad de que Rusia abandone el tratado bilateral EE.UU.-Rusia de reducción de armas nucleares

El 2010 Rusia y los EE.UU. firmaron el START II, un tratado bilateral de reducción de armas nucleares. El presidente ruso Medvédev ya ha declarado que el escudo antimisiles significa una disminución de la eficacia de las fuerzas nucleares estratégicas rusas y no descarta la posibilidad de que Rusia abandone el Tratado. Este tratado es un mecanismo de limitación de armamento e incorpora la inspección mutua, no prevista en tratados anteriores. Esto permito que la limitación sea verificable. Por lo tanto, si una de las dos partes abandonara el Tratado, desaparecerían estas condiciones de control y supervisión. Y además, se podría retomar una nueva carrera de armamento nuclear.

Violación de los acuerdos aprobados en Referéndum

La instalación del escudo en nuestro país viola claramente una de las condiciones estipuladas por el gobierno español el 1986 para que España entrara en la OTAN, que citamos textualmente: "Se procederá a la reducción progresiva de la presencia militar de los Estados Unidos en España"

Aumento del gasto militar al Estado español

Para alojar el escudo, se deben hacer varias ampliaciones y mejoras (algunas ya realizadas) en el puerto de Rota, que supondrán para el Estado español un gasto de 64 millones de euros, como mínimo. El Ministerio de Defensa justifica estas reformas para poder incrementar la capacidad de apoyo a las fuerzas marítimas de la OTAN.

La base de Rota aloja también el Cuartel General de la Flota española. La instalación del escudo antimisiles en la base la convertirá en un objetivo militar clave. Esto puede implicar la decisión de aumentar la seguridad de la base, con el correspondiente coste económico.

diciembre 2011.

Nuclears en cap lloc